Personalidad, estilo, dinámica, organización de contenidos. El uso de las tipografías ha sido una herramienta clave para los diseñadores gráficos, verdaderos maestros de las combinaciones y los equilibros, capaces de embellecer sus creaciones con una letra acertada.

Mucho de eso lo vemos a diario en las publicaciones impresas, sobre todo en las revistas de calidad, donde el arte tipográfico genera sin dudas un plus de significación que ningún diseñador parece dispuesto a resignar.

Sin embargo, buena parte de este potencial se veía puesto en stand by cuando se trataba de diseño web. Y la razón era operativa. Sólo se podían utilizar aquellas tipografías consideradas estándar o “de sistema” debido a que no podíamos tener la certeza de que el usuario final de la bella página que acabábamos de diseñar, tendría efectivamente instalada en su sistema esa tipografía. Caso contrario, su lugar sería ocupado por esa horrible tipografía por defecto, capaz de arruinar la mejor de las inspiraciones.

La única alternativa viable era convertir todo a imágenes, lo cual no sólo era tedioso, sino que también generaba archivos de un peso mucho mayor, y además el resultado no era de la misma calidad.

Sin embargo esta limitación parece haberse superado, sobre todo con la aparición de Google Fonts, otra genialidad del gigante de Internet, que ha permitido resolver lo que hasta hace poco tiempo era una resignación consensuada.

Tal solución la vemos funcionar a diario, por ejemplo como sucede con la página ruleta.es, donde vemos con claridad una combinación armónica de diferentes tipografías manejadas con total soltura y dinámica.

Vemos una tipografía de fantasía tipo script moderna y en negrita utilizada para el logotipo. Luego una sin serifa, delgada y esbelta para el mensaje de bienvenida y títulos principales. Y finalmente en el contenido mismo del blog, observamos una buena combinación de tipografía con serifa Georgia en los títulos secundarios, y una sencilla sin serifa Verdana para los contenidos.

 

Cómo funciona

En realidad Google Fonts es un reservorio de más de 600 familias tipográficas que Google a puesto a disposición en la nube para su utilización en sitios web. Se las encuentra fácilmente en Google Web Fonts y lo bueno es que cualquier diseñador web las puede utilizar de forma totalmente gratuita.

Al ser en su totalidad de código abierto, queda claro que son de libre uso, independientemente de si se las desea utilizar para un proyecto privado o comercial.

Diversas plataformas como Blogger y WordPress ya las están incorporando a través de sus plantillas, facilitándoles la tarea a los que no pescan nada en materia de escritura de código. Pero igualmente el mecanismo no es muy complejo y existen diversas modalidades para incorporarlas en las hojas de estilo CSS de los sitios, y a partir de ello utilizarlas con total libertad.

Con esta novedad tecnológica, muchos diseñadores web se ven finalmente liberados de ese yugo de 12 ó 14 tipografías de sistema que eran todo el material del que disponían para armar sus creaciones. Ahora el panorama es mucho más libre. Mucho más Google.