Toca hablar del boceto de nuestra web, es un paso esencial en el diseño de esta, ya que el diseño de una web lo hemos de tratar no sólo como algo que se tiene que hacer para que no se vea fea, es el reflejo de la creatividad del autor de este, has de considerar que es “una especie de arte” no es comparable a un cuadro, pero es algo único y tuyo, que ha de llevar tu firma, os voy ha hablar de los dos tipos de bocetos que utilizo, no son un estándar ni es obligatorio hacer ambos pero siempre me ha funcionado muy muy bien hacerlo de esta manera.

El boceto del “esqueleto”

Este boceto lo puedes hacer perfectamente a “lápiz y papel”, estoy hablando de dibujar la estructura que tendrá nuestra web, pensando en todas las necesidades que tiene esta (si tiene sistema de noticias, rotadores de información, que te pide el cliente, etc.) para poder repartirte bien el espacio esto es muy importante ya que no sirve para explicar mejor al cliente o a la persona a quien está destinada la web el diseño que tienes pensado hacerle.


Tonalidades

Después de hacer este boceto hemos de escoger las tonalidades de la web donde yo soy muy partidario a usar pocas unas 2 o 3, cosa que mucha gente hace últimamente, ya que esto da idea de sencillez y dinamismo a nuestra web, aunque sobre las tonalidades haré un artículo más preciso, está bien usar un color vivo y otros que no destaquen sobre este por ejemplo, negro, rojo y blanco en una web o azul oscuro y blanco, etc.

Es bueno también escoger estas tonalidades a juego con el logo de la web, es algo que suelo hacer, la verdad es más fácil escoger las tonalidades así porqué te estás asegurando de que van a quedar bien, por otro lado si consigues usar unas tonalidades que no sean las del logo para la web y combinen con este chapeau habrás conseguido algo muy bueno es muy posible que te acabe quedando un diseño mejor que usando las mismas del logo, pero conseguir esto es más difícil.


El boceto final

Este es un boceto donde vamos a “dibujar” el aspecto que queremos que tenga la web finalmente yo, suelo hacerlo, con un programa de diseño gráfico en mi ordenador de manera que uniendo el primer boceto, las necesidades, las tonalidades y mi creatividad obtendremos este último boceto.

Es importante que sea bastante fiel al aspecto fina de la web ya que si vamos al cliente o a la persona que va dirigida la web diciendo “Este cuadrado en verdad no sería así imagínate que sería de esta manera”, “Esto no sería de esta forma en verdad sería de esta otra” etc. NUNCA hagas que tenga que imaginar, que vea lo mejor posible el resultado final que tendrá el diseño.

No te pongas límites

Algo que también es importante plantearse en caso de que quién hace el diseño no es quién hace la programación posterior, es que no te pongas límites diseña lo que quieras cómo quieras y el programador posterior ya se espavilará para hacer realidad este diseño.